Domingo, 18 de Noviembre de 2018

Pérdida de agua. Una laguna en la calle Jacarandá

Los vecinos de la calle Jacarandá en el barrio El Sosneado reclaman que no se repara una pérdida de agua que ha hecho una laguna sobre esa arteria, por la cual ya no entra el colectivo. Más de dos meses de reclamos sin respuesta alguna, en un lugar muy transitado ya que sobre la misma calle se encuentra una escuela, el CIC (Centro Integrador Comunitario) y un jardín entre otras cosas.

La pérdida de agua potable está desde hace un mes o dos, aunque algunos vecinos señalan que en realidad lleva más tiempo, “Hicimos reclamos que no son escuchados, y las grandes lagunas sobre la calle Jacarandá, crecen”, contaron. El agua que se está derramando está deteriorando la calle que si bien no es asfaltada con el agua se están formando grandes pozos intransitables.
La gente del lugar evita pasar por allí, solo lo hacen aquellos que van al jardín maternal o al CIC que no tienen otra opción. Paradójicamente por las acequias no pasa agua, y según una vecina que vive en la zona hace 30 años, siempre tuvieron el mismo problema de que si entra agua se estanca porque no tiene salida, pero durante todos estos años no se hizo la obra necesaria para revertirlo. A este error estructural se suma la basura que se amontona en las acequias, que muchas veces los mismos vecinos remueven.
La gente dice que ha pedido en numerosas oportunidades que se arregle esto, que cuando hay elecciones los políticos se acercan, toman nota pero no pasa nada. También aseguran que el delegado municipal, Carlos Tapia, está en contacto con ellos, los escucha, recibe los reclamos, pero las soluciones no llegan, a pesar de que en el barrio hay muchos niños y tanto la basura en las acequias como la laguna sobre la calle Jacarandá genera una nube de mosquitos que pueden transmitir enfermedades.