Domingo, 18 de Noviembre de 2018

Fracking: no podrá afectar la cuenca del Atuel

El gobierno de la Provincia de Mendoza publicó en el Boletín Oficial el Decreto Nº 248 que reglamenta en el territorio provincial las actividades de exploración y explotación de hidrocarburos no convencionales que se hacen mediante estimulación hidráulica o más conocido como fracking.

La técnica consiste en la perforación de un pozo vertical u horizontal, entubado y cementado, a más de 2500 metros de profundidad, con el objetivo de generar uno o varios canales de elevada permeabilidad a través de la inyección de agua a alta presión, de modo que supere la resistencia de la roca y abra una fractura en el fondo del pozo, en la sección deseada de la formación contenedora del hidrocarburo. Este agua a presión es mezclada con productos químicos con el fin de ampliar las fracturas existentes en el sustrato rocoso que encierra el gas o el petróleo y favorecer así su salida hacia la superficie.

El decreto lleva las firmas del gobernador Alfredo Cornejo y el ministro de Economía, Infraestructura y Energía, Martín Kerchner. En la normativa se detalla los requisitos para las evaluaciones de impacto ambiental, los estudios que deberán presentar las empresas, el procesamiento de fluidos y los tipos de controles.

En este marco, Aníbal Ríos, ex diputado provincial por el Partido Demócrata aclaró que el fracking fue prohibido en toda la cuenca del río Atuel a través de la Ley 6045, sancionada y promulgada a fines del año 2012. El ex funcionario detalló que la disposición establece que la reserva hídrica y el ecosistema a su alrededor tienen “prioridad” por sobre cualquier intervención económica. En caso de que el fracking pudiera afectar de manera directa o indirecta la cuenca del Atuel habría un conflicto entre dicha ley y el decreto. Ríos fue claro al especificar que en caso de un conflicto normativo siempre prima la ley.