Lunes, 24 de Septiembre de 2018

La Filial de River Enzo Francescoli en San Rafael también viajó al partido y no tuvo inconvenientes

El presidente de la Filial de River Enzo Francescoli en San Rafael, Leo Muñoz, estuvo de visita en los estudios de Vibra FM (100.3) para aclarar que la organización no tuvo ningún inconveniente para entrar al estadio Monumental de Núñez, a ver el partido de vuelta, River vs Racing, por los octavos de final de la Copa Libertadores. 

“El miércoles viajamos al partido como lo venimos haciendo hace varios años. Con la idea de que todo el que va a la cancha, entre”, dijo Leo Muñoz, quien preside actualmente la Filial de River Enzo Francescoli en San Rafael. Viajó un colectivo con 60 personas que compraron un paquete por tres mil pesos.  Incluía el traslado, la entrada y un asado. 

Leo aclaró que  no tuvieron problemas porque esta Filial es oficial y reconocida por el Club. Hoy cuentan con 20 socios y 30 “Somos River”. Este último se trata de un plan de internet para las filiales del interior, que también se paga, y es un trámite más simple que hacerse socio. De hecho, en el Facebook de esta organización, tienen una imagen, donde la pantalla gigante del estadio los nombra como filial de San Rafael. Con esta categoría ellos pueden acceder a un número de entradas por partido, incluyendo cuando son juegos importantes, como este último. 

Explicó que uno de sus gestores, quien vive en Buenos Aires, tiene una credencial y está habilitado para retirar los boletos.  “Estas dos organizaciones que viajaron se han encargado de hablar mal de La Filial. Inclusive dos de ellos pertenecían a la organización y nos acusaron, a mí y a Bruno, de robarnos la guita, y otra de las organizaciones ni siquiera da la cara”, detalló.  

Leo comparó los boletos oficiales con los truchos y se percató de que no tienen el mismo precio. Las entradas truchas para el mismo sector en el estadio marcan un precio más barato. Él cree que es improbable que los organizadores que vendieron los boletos falsos hayan sido estafados en Buenos Aires. “Ellos sabían a quien les compraron las entradas. Si se compran a la gente de la barra, es posible que sean truchas”, dijo. Ellos nunca le compran a la barra, porque se fomenta la reventa. Además no tienen nada que ocultar. Publican su teléfonos y demás datos en los post de Facebook. “Fuimos los últimos en entrar al estadio a diferencia de uno de los organizadores que entregó las entradas truchas, que la policía tuvo que sacarlo del estadio para que explicara qué estaba pasando”, indicó.