Viernes, 19 de Octubre de 2018

Caso Salinas: “En este caso la justicia fue reparadora”

El 16 de noviembre de 2014, Diego Salinas, un joven de 20 años, que viajaba en su moto rumbo a Valle Grande, por calle Cubillos, sufrió una fatalidad, cuando un remolque se desprendió de un auto Torino y la lanza dio contra el motociclista, quien falleció instantáneamente. 

A casi 4 años de aquel momento llegará el juicio contra el conductor del Torino, José Luis Sánchez Guajardo, quien siempre permaneció en libertad. 



Hugo Gervasi, es el abogado de la familia, desde la Cámara del Crimen presidida por el Juez Luque, indicó que la causa en primera instancia se inició por Homicidio Simple, con dolo eventual, con el correr del tiempo esa calificación a partir de una apelación se modificó y quedó como "Homicidio Culposo".



En el día de hoy, la querella, los papas de Diego Salinas,  no tiene injerencia en lo que el Ministerio Publico determine, para el imputado, "pero el juez siempre tiene en cuenta aspectos vinculados con el hecho, y las características, también otros factores, como ser el grado de reparación del daño, una de las cuestiones, es el daño a partir de la conducta delictiva", relató Gervasi. 



Tiempo atrás los padres de Salinas hicieron un reclamo civil que el delito había ocaccionado, y a esta altura gran parte de la reparación del daño fue satisfecho, "los papas de Diego Salinas con una inmensa generosidad y una actitud realmente admirable, en la audiencia nos dieron una lección a todos de bondad y humanismo, al entender que Sánchez Guajardo es padre, y sostén de una familia, y por ende una sentencia que lo privara de libertad no ayudaría, por ende evaluaron la sentencia de tres años de prisión en suspenso, que es el máximo de la pena para evitar la condena efectiva". 



Se destacó también el gesto del imputado de aceptar, a modo de reparación, la posibilidad que durante tres años, ocho horas mensuales, preste servicios de albañilería de manera gratuita a entidades como Aprid. 

"La hermana mayor de Salinas tiene capacidades diferentes, por ello es que se concluyó que de forma voluntaria Sánchez Guajardo trabajara en Aprid con tareas comunitarias", relató Gervasi. 



En conclusión, la justicia funcionó como "justicia reparadora", Gervasi, el abogado dijo que la audiencia terminó de manera saludable, para quienes estaban presente. Sánchez Guajardo durante tres años, deberá prestar 8 horas de trabajo comunitario en entidades de bien público, ademas una inhabilitacion de 8 años para conducir.

“En esta tarea de impartir justicia, tanto la defensa, Tíndaro Fernández, el Ministerio Publico en la persona de Pablo Peñasco, el Dr. Luque, a cargo de la sala, y quien les habla, en la sentencia, estamos satisfechos, el imputado cargará con esa desgracia, a su modo, como así también la familia de Salinas, acá la justicia actuó reparadoramente”.