Gassimou Barry fue desvinculado de la muerte de Florencia Peralta

Una gran sensación de alivio se reflejó en la sonrisa de Gassimou Barry tras ser sobreseído en la causa por la muerte de Florencia Peralta y quedar así totalmente desvinculado de la misma. El joven africano había sido procesado por tener en su poder el teléfono celular de Florencia, que según su relato había encontrado tirado en una acequia frente a la Catedral de San Rafael.

El sobreseimiento fue dictado por el juez Sergio González, en la Sala 3 del Poder Judicial de San Rafael, y con el acuerdo de las partes. Del expediente se desprende que tanto las pericias telefónicas realizadas el año pasado, como los análisis genéticos en la casa de Peralta, en calle Barcala, no se encontraron rastros de ADN perteneciente al ciudadano africano.

Gassimou Barry llegó anoche a nuestra ciudad, proveniente de Buenos Aires donde reside actualmente con su familia, y se alojó en la casa del abogado Guillermo Rubio quien fue quien ofreció su vivienda cuando al joven africano se le dio el beneficio de la prisión domiciliaria. Rubio en su momento habló que el incriminar a Barry dejaba ver una situación de racismo, de xenofobia, por la que actuaron los organismos de Derechos Humanos.

“Si bien estaba seguro que me iban a sobreseer tenía temor que no saliera así, gracias a mi defensor Jorge Vitale. Fue terrible para mí todo esto pero ahora voy a poder continuar con lo que había iniciado en Buenos Aires, que abrimos un local pero perdí mucho tiempo al estar detenido, podré continuar los trámites migratorios que me cortaron a causa de este caso”, dijo al finalizar la audiencia. Y agregó “a la Justicia le cuesta reconocer que se había equivocado, me tuvieron acá por tenerme porque no había ni una prueba que me lleve al lugar del hecho ni siquiera como encubridor u otra cosa”.

De esta manera, Gassimou Barry regresará a Buenos Aires para retomar su vida, ya lejos de las acusaciones que quedaron desestimadas y seguro de que al fin prevaleció su inocencia en este caso.

Cabe recordar que Florencia Peralta, quien era policía, apareció muerta el 13 de septiembre en su departamento de Barcala al 1500, con evidentes signos de violencia y un gran desorden en el lugar. La sospecha recayó entonces sobre Damián Ortega, su ex pareja y padre de su hijo, del que estaba separada hacía unos meses y que fue quien llamó al 911. Y tiempo después se detectó que el celular de Florencia, que había desaparecido de la casa, había sido activado, se lo rastreó y se dio con Gassimou Barry, quien lo había encontrado tirado.