Domingo, 15 de Septiembre de 2019

Los restos humanos hallados en una finca podrían tener hasta dos mil años

 Los huesos humanos encontrados el jueves pasado en la finca “Flores” de callejón Los Inquilinos de Cuadro Benegas podrían tener hasta dos mil años de antigüedad, según calculan desde el Museo de Historia Natural.

 

Los restos, que fueron hallados en un pozo excavado para colocar uno de los palos para sostener una malla antigranizo, estaban acompañados de otros elementos, lo que hizo reforzar la hipótesis que provienen de un poblador originario de la zona.

“Nos presentamos con la Policía Científica y pudimos corroborar en el campo que al lado de los restos humanos había algunos fragmentos de vasijas de cerámica y hasta una punta de flecha, entonces dijimos que esto es muy probable que sea arqueológico”, señaló el arqueólogo Miguel Giardina a Vibra FM (100.3).

Además, “de a poco hemos ido encontrando algunos otros indicios más que nos dicen que pueden ser restos arqueológicos bastantes antiguos, como por ejemplo hemos hallado muelas con desgastes característicos de grupos originarios”.

Giardina, que trabajó en la excavación junto a otras cincos personas, calculó que los restos “no serían más antiguo de unos dos mil años porque la cerámica la incorporan los grupos de esta región a partir de los dos mil años”.

Para determinar la antigüedad aproximada se realizará un estudio de Carbono 14 y un análisis con un espectrómetro para conocer su dieta. El primero hay que hacerlo en el exterior y puede llegar a demorar hasta un año, y el segundo en un par de meses porque existe un equipo de ese tipo en San Rafael.

61858392 2704405543115064 2374154747524415488 n

De todos modos es difícil definir a qué pueblo originario pertenecía el individuo hallado porque en dos mil años “han ido cambiando mucho y sobre todo en esta zona donde había más influencia de grupos del sur, como los pehuenches y los puelches, mientras que los situados en el límite de los ríos Atuel y Diamante tenían influencia de grupos más del norte”.

De todos modos, “algunas de estas cosas la vamos a empezar a conocer con estos análisis de isótopos y a partir de su dieta podemos saber si eran grupos cazadores - recolectores o si ya habían comenzado a incorporar algunas plantas cultivadas”.

Debido a que no han encontrado el esqueleto articulado, el especialista conjetura que hubo acciones posteriores al entierro que han movido y desmembrado las distintas partes.

Giardina cree que “prácticamente es un hallazgo aislado” porque en los otros pozos realizados para colocar el resto de los palos para sostener la malla antigranizo no aparecieron más restos humanos, por lo que descartó ampliar la excavación arqueológica a otros sectores de la finca.