Domingo, 15 de Septiembre de 2019

Tenso debate en la audiencia preliminar de ofrecimiento de pruebas

 

La querella, la Fiscalía y las defensas dieron a conocer sus teorías de lo que sucedió el domingo 24 de septiembre a la madrugada cuando fue asesinado el matrimonio Scalia.

Un tenso debate se originó este jueves en la reanudación, por segunda vez, de la audiencia  preliminar para el ofrecimiento de pruebas para el debate que busca esclarecer el asesinato del matrimonio Scalia que tiene cuatro imputados. 
Es que el juez técnico, Ariel Hernández no ocultó su enojo porque las partes no llegaron a un acuerdo en el ofrecimiento de pruebas y se los hizo saber sobre todo al fiscal de la causa Pablo Peñasco. 
El magistrado deslizó que  en dos oportunidades se otorgó un cuarto intermedio para que las partes se pongan de acuerdo y nada de eso sucedió a pesar de los perdidos de la defensa y la Fiscalía que se habían comprometido a trabajar para lograrlos. 
Defensa y Fiscalía aceptaron que solo en tres puntos habían coincidencias y a partir de esto el juez empezó a desmenuzar cada una de las propuestas. Los obligó a ponerse de acuerdo en la audiencia y les exigió que se debatan cada una de las pruebas que iban a presentar las partes para que al final de la jornada se sepan cuáles  se van a ofrecer en el juicio que comenzaría entre el 12 y el 16 de agosto en la sala mayor del Centro de Congresos y Exposiciones Alfredo Bufano. 
En este escenario se dieron a conocer las teorías de cada una de las partes respecto a lo que sucedió la trágica madrugada del 24 de septiembre cuando fue asesinado el matrimonio en su casa de la calle Gutiérrez al 1500 en el barrio El Nihuil. 
Es que el juez en función de las hipótesis iba a aprobar cada una de las pruebas que van a demostrar las teorías que expusieron el Ministerio Público Fiscal, la querrella y las defensas de Pajón, Peñalver, Avila y Olivarez que son los acusados. 
Fue estremecedora la presentación que hizo la abogada Claudia Fajardo, representante de los hijos del matrimonio Scalia. Con detalles, explicó, y lo tiene que probar durante el juicio, qué fue lo que sucedió ese fin de semana cando mataron a Miguel Scalia y su esposa Liliana Balmaceda. 
 
Según la teoría de la querella, la banda compuesta por estos cuatro individuos planificó el robo en base a datos certeros que pudo aportar un tercero que sería el padre de Pajón, vecino de los Scalia desde hace treinta años. 
En principio, la banda sabía que ese fin de semana no iban a estar los vecinos de la familia Scalia y que el matrimonio no iba a salir por la enfermedad de su hija , con parñaisis cerebral, que se había agravado en las últimas semanas.
Con el camino despejado, los 4 individuos, según Fajardo, estuvieron todo el sábado merodeando el vecindario. Además sabían que el único que podía estar era un hombre que por lo general los sábados se iba a bailar después de la una de la madrugada ( el crimen sucedió a las 2.30 según la autopsia)
En este marco, dos de los delincuentes habrían ingresado por el portón del garage y el resto por una medianera. Los que entraron por el portón se eocntraron con Liliana Balmaceda, a quien sorprendieron y masacraron a golpes. Luego la emprendieron contra Miguel, a quien agarraron dentro de la propiedad y con elementos contundentes le quitaron la vida. 
Luego modificaron la escena del crimen, trasladando el cuerpo de Liliana a la cocina para que el panadero que el panadero que les alquilaba el fondo de su casa no pueda advertir el cuerpo. Limpiaron la sangre, corrieron el auto de la cochera y cerraron con llave la puerta. 
Además  revolvieron el cuarto matrimonial de donde se llevaron ahorros por unos 100.000 pesos y un sobre con la plata del alquiler por otros 17.000 pesos. Se sospecha que también visitaron el cuarto de Alejandra Scalia, la hija discapacitada del matrimonio, y usaron una de las sábanas de su cama para limpiar la sangre de  sus padres. La dejaron desnuda y con la ventana abierta para luego escapar. 
Las defensas en cambio argumentaron y dijeron que lo iban a probar que Pajón no estuvo esa noche en ese lugar y que tampoco tuvo contacto ese fin de semana con los otres tres imputados. Sobre Peñalver, su defensor aseveró que en esa madrugada no estaba en el vecindario y que solo conocía a Pajón y con el resto solo se saludaba. 
Los abogados de Olivarez y Avila sostuvieron la misma teoría. Ambos estaban en la casa de la madre de olivarez cuando sucedió el crimen y que están imputados porque Pajón los quiso relacionar con el hecho para deslindar resposabilidades.