“El gobierno y Alberto Fernández deberían llevar un poco de tranquilidad a la gente”

José Vargas, economista José Vargas, economista

Para tratar de comprender la realidad económica del país tras el resultado de las elecciones PASO, con un duro revés al gobierno, Vibra FM (100.3) conversó con el economista José Vargas, de la consultora Evaluecon.

“La explicación económica es un poco lo que preveíamos el viernes de la semana pasada con mucha incertidumbre, mucha volatilidad y eso que no teníamos los datos concretos que tenemos hoy. La mayoría de las encuestas señalaban una diferencia de 5 o 6 puntos entre Fernández y Macri, pero la diferencia fue contundente de más de 10 puntos. Eso generó que sobrerreaccionen los mercados, estaba claro que hoy la bolsa iba a caer, que las acciones y los bonos se iban a desplomar como están haciendo, que el dólar iba a pegar un salto sumamente importante por eso hay que ver qué es lo que pasa en estos primeros tres días de la semana”, señaló.

“Van a ser días bastantes complicados, todavía el Banco Central no interviene de manera directa para ver si va a subir la tasa de interés, si va a negociar dólar futuro o directamente el dólar a contado para contrarrestar esta suba que está teniendo, hay mucha especulación también en el medio. Hay que entender que es una situación lógica la que se está dando, por lo que el gobierno conjuntamente con Alberto Fernández deberían llevar un poco de tranquilidad porque si no la situación puede ser incluso más compleja”.

Vargas dijo que es momento “de generar calma y esperar que esto se acomode. Los grandes jugadores, los grandes empresarios son los que más ganan con esto, ya lo vienen haciendo desde el viernes, arrancaron con movimientos que no terminábamos de entender en los mercados y hoy es otro el panorama. El asalariado, el vecino, el almacenero no son los grandes jugadores y a veces quedan preso en esto”. Y agregó que “el ciudadano común lo que tiene que hacer es no asustarse, no salir corriendo a comprar productos de primera necesidad porque si no le termina haciendo el juego a las grandes corporaciones y entonces la situación si va a ser más compleja. No hay que entrar en caos, hay que mantenerse expectante y no alarmarse, esperar que se acomode como se tenga que acomodar. Hay que recordar que en julio del año pasado el dólar pegó un salto de 25 a casi 47 pesos, después se reacomodó más cerca de los 40. Siempre sobrerreacciona y después busca un equilibrio más bajo”.

Indicó que “los inversores están liquidando las acciones y los bonos argentinos por desconfianza, no los quieren, tienen miedo que quizás un próximo gobierno puede llegar a descontar la deuda, la incertidumbre hace que se desprendan rápidamente de los bonos y acciones argentinos que terminan desplomándose. Lo que ocurre es que los mercados sobrerreaccionan -para bien o para mal- y recién después del tercer o cuarto día se empiezan a acomodar”.

Afirmó Vargas que “en base a cómo está reaccionando el dólar va a tener efecto en los precios internos. Por eso la tranquilidad y la confianza que tiene que generar el gobierno, además de las medidas de política directas que tiene que aplicar para que esto después no se termine trasladando a precios. Argentina tiene un problema inflacionario muy grande, el año pasado por arriba del 50%, este año va a estar por arriba del 40%, y el problema es que una vez que se traslada a precios después los precios quedan altos”.

Manifestó que el presidente Macri “anoche dio a entender que Alberto Fernández tiene que hacer su aporte. El presidente dijo que iban a seguir haciendo lo mismo, que Fernández va a tener que empezar a jugar, tal vez el mensaje debería ser hablarle a los mercados porque una situación de inestabilidad total tampoco le conviene si es un futuro presidente. El Fondo Monetario Internacional (FMI) mira todo con cierta preocupación, pero quizás no tanto porque se entrevistó con todos los candidatos, y Fernández no es un desconocido para el FMI, él negoció cuando era jefe de gabinete de Néstor Kicrhner el pago del endeudamiento que tenía Argentina, tienen un muy buen diálogo. En la campaña Fernández mencionó que iban a pedir la renegociación de la deuda, si Macri llegara a ganar también debería pedir una renegociación porque como está estipulado no se puede pagar”.

Comentó el economista que “el gobierno no pudo hacer campaña desde la economía porque tenía todos los indicadores negativos y uno sabe que cuando el bolsillo empieza a apretar duele, la población más allá de la ideología empieza a buscar otras alternativas. El gobierno nacional tenía inflación muy alta, canasta básica elevada, industrias, construcción, comercios minoristas todos en caída, empleo, pobreza, no tenía una variable para mostrar”. Y concluyó que “económicamente falta una eternidad para octubre y con un clima totalmente adverso el gobierno tiene que lidiar con situaciones económicas que no tenía pensadas, además de las reacciones negativas por parte de la población, precios que van a buscar acomodarse más arriba, y sin un programa económico existente, ya que tiene medidas pero no programa. El presidente Macri dejó entender que la política aplicada es la correcta por lo que entiendo que grandes cambios no van a haber”.