Jueves, 14 de Noviembre de 2019

Dejarán listo el proyecto de El Baqueano para encararlo después de terminar Portezuelo

 

En el denominado Foro Hidroeléctrico que se realizó el miércoles en un hotel de la Ciudad de Mendoza se presentó en sociedad el proyecto de la presa y central El Baqueano, una vieja iniciativa de la desaparecida empresa estatal nacional Agua y Energía que iba a ser concretada en el río Diamante después de la construcción de Agua del Toro, pero que no se pudo llevar a cabo.

El proyecto fue desempolvado y actualizado con la idea de tenerlo listo para cuando se termine de hacer Portezuelo del Viento. Se trabaja a largo plazo, ya que la idea es financiar su construcción con el dinero de las regalías que produzca la central malargüina una vez que se ponga en marcha.

Pablo Magistocchi, vicepresidente de la Empresa Mendocina de Energía SA (EMESA), explicó a Vibra FM (100.3) que en marzo de 2016 se hizo un inventario de todos los proyectos energéticos y el más avanzado después de Portezuelo era El Baqueano, proyectado entre Los Reyunos y Agua del Toro.

Se hizo una reingeniería del proyecto original de Agua y Energía y se decidió cambiar su lugar de emplazamiento original en la confluencia del arroyo Agua de la Mora y el río Diamante. Estudios geológicos determinaron que había riesgos de deslizamiento de laderas, por lo que se definió que El Imperial es una zona más adecuada.  

El funcionario recordó que “la venta de energía de Portezuelo va a quedar para la provincia y ese dinero va a un fideicomiso con la idea de que vuelva a poner un proyecto hidroeléctrico”.

La idea es “enganchar” un proyecto detrás de otro como se hizo en las décadas de 1960 y 1970 cuando se construyeron la mayoría de las presas y centrales sobre los ríos Diamante y Atuel.

El proyecto reformulado prevé una presa de 68 metros de altura de hormigón compactado con rodillos, con un embalse de 50 hectómetros cúbicos.

Magistocchi explicó que como la cuenca del Diamante ya está regulada para el agro, El baqueano se destinará exclusivamente a generar electricidad con una potencia de 140 megavatios. “Es grande desde el punto de vista energético, la colocaría como la tercera central hidroeléctrica de Mendoza, estamos hablando de una inversión de casi 500 millones de dólares. Son obras de varios años que movilizan la economía”.