La explosión de la caldera hizo volar ladrillos hasta 200 metros

 

Fue un verdadero milagro que no haya producido heridos la fuerte explosión de una caldera en Carmensa. Basta mencionar que derribó una pared y algunos de los ladrillos volaron hasta 200 metros del lugar.

El hecho se produjo a las 7.30 en una fábrica de conservas ubicada a unos 50 metros de la delegación municipal, en el casco urbano del distrito alvearense, que funciona hace varios años en el lugar.

Según contó el corresponsal de Info YA! en Alvear, Emanuel Vallejos, todo comenzó cuando llegó el operario encargado de la caldera y la puso en funcionamiento a la espera del ingreso del resto del personal.

Momentos después literalmente reventó la caldera derribando una pared, dañando instalaciones de la fábrica y vidrios de viviendas vecinas a causa de la onda expansiva, además de generar gran conmoción en el barrio.

La explosión fue de tal magnitud que hubo ladrillos de la pared derribada que golpearon una biblioteca ubicada a unos 200 metros de la conservera. Además, el agua hirviendo se desparramó por la fábrica e inmediaciones.

A pesar de todo esto no se registraron personas heridas. Ayudó el hecho que aún no habían ingresado el primer turno del personal de la fábrica, sólo estaba el operario de la caldera, que está fuera de peligro sin lesiones.

En el lugar trabajaron brigadistas de Defensa Civil y Bomberos, que harán las pericias para determinar el origen de la explosión, aunque en principio se especula que pudo haberse tapado el retorno del agua, lo que habría causado una gran presión interna hasta reventar.