Martín Fernández: “Cada mañana, cada día le pedía a Dios para que no fuera Coronavirus”

 

Tiene 36 años, vive en Calle Larga, y le tocó sortear un sin fin de obstáculos, miedos y presiones al convertirse en un caso positivo de Coronavirus, finalmente, luego de estar aislado en el hospital Lencinas en la ciudad de Mendoza, consiguió que le dieran el alta tras los hisopados que afortunadamente le dieron negativo de Covid 19.

Cumpliendo con las medidas de protocolo pudo regresar a su casa en Calle Larga y amanecer tranquilo sabiendo que ha superado al virus.

A través de Vibra FM (100.3) Martín reconstruyó la historia que le ha tocado vivir. Él estaba en Santiago de Chile, desde noviembre de 2019 trabajando, ya que si bien es de nacionalidad boliviana residía en San Rafael y buscó nuevos horizontes para mejorar su calidad de vida.

Trabajaba en tareas agrícolas en el campo, poco andaba por la ciudad, y cuando en Chile se desató el Coronavirus, el trabajo se volvió nulo, el panorama se complicó en cuanto a lo sanitario y decidió emprender el retorno con su primo.

"Hicimos cuarentena en un hotel de Mendoza, empecé a levantar fiebre al cuarto día, tenía dolor de cabeza, perdí el sentido del olfato y ante la sospecha llamé al hospital" contó.

Allí se activó el protocolo, me hicieron un testeo "una doctora salió y me dijo que era positivo a Coronavirus" dijo Martín "cada mañana, le pedía a Dios que me iluminara y ayudara, unos pastores en Bolivia también oraron por mí y eso fue de gran ayuda" reconoció.

Durante la internacion recibió medicación, se le suministró paracetamol, mucha agua, medicación para presión alta (su patología).

Luego de varios días "ocurrió el milagro" dijo refugiado en la fe. Martín tuvo tres hisopados más que dieron negativo. "Me dejaron volver a casa con la condición de estar aislado 7 días, según el protocolo".

Martín llegó la noche del miércoles hasta el arco de ingreso. "No puedo estar con nadie hasta que pasen los días" afirmó.

Le agradeció al Hospital Lencinas y a Dios, ahora se dispone a recuperarse de todo lo vivido, tanto él como su familia que lo sufrió a la distancia.

Esta familia ya venía de atravesar dolorosas experiencias el año pasado con la muerte de Jennifer Fernández, de solo 14 meses, en mayo de 2019, y que era sobrina de Martín.