"Empieza por hacer lo necesario, luego lo posible y terminarás haciendo lo imposible"

A 48 años de la Tragedia de los Andes A 48 años de la Tragedia de los Andes
 
 
Esta es la frase que utilizó Carlos Páez Rodriguez Vilaró para recordar los 48 años de la tragedia de Los Andes en Vibra 100.3.
 


Un 13 de octubre a media mañana partió desde El Plumerillo el avión que transportaba a 45 uruguayos que viajaban rumbo a Chile y que cayó a 4500 metros de altura en inmediaciones de EL Sosneado. 
 
A partir de este trágico incidente que le costó la vida a muchos integrantes del equipo de rugby nació una historia de proezas y valentías que fueron retratadas en películas, documentales y una veintena de libros. 
Carlos, hijo de un reconocido artista uruguayo, fue uno de los integrantes de esa delegación. Sobrevivió al accidente y junto a sus compañero compartió 70 días en Los Andes hasta que el 22 de diciembre los encontró un arriero. 
"No es un día de celebración sino de recuerdos para los que no pudieron sobrevivir, en la tragedia perdí a mis dos mejores amigos" dijo al aire de VIBRA 100.3 y agregó que "se ha construido toda una historia que se volvió internacional y a la que volvemos año tras año". 
Al ex rugbier y ex estudiante de agronomía le cambió la vida, sus sueños se transformaron y dedicó gran parte de su vida a dar conferencias y charlas de motivación. "Viajamos a Chile a divertirnos, a pasar un lindo fin de semana largo y tuvimos que enfrentar la tragedia en un lugar inhóspito, cruel y frío. Muchos no conocíamos la nieve y convivimos con temperaturas cercabas a los 20 grados bajo cero". 
"Tuvimos que ser pacientes, tener actitud de equipo pàra sobrellevar el momento y buscar una salida. Lo mismo debemos hacer ahora con la Pandemia, nos tenemos que cuidar, tener paciencia y homenajear la vida todos los días". 
Carlos reconoció que siempre se vuelve al lugar y él lo hizo tres veces, la última acompañado de sus hijos que pudieron creer el lugar donde cayó el avión y lo que hizo su padre para sobrevivir junto a sus compañeros. "Siempre lo hablamos con los que sobrevivieron, fue un antes y un después en la vida de cada uno de nosotros, una historia protagonizada por gente común que pusimos todo para salir adelante".