Viernes, 25 de Septiembre de 2020

Darío Menacho Regazzoni: Una “Amadeus” con acordes inolvidables

ENTREVISTA

En el último trimestre del 2015, el sueño de concretar la Orquesta se convirtió en realidad y “Amadeus” comenzó a ejecutar para los sanrafaelinos los acordes de su primer repertorio. Su director es Néstor Darío Menacho Regazzoni (43) profesor de música, casado y gestor de gran cantidad de proyectos musicales del sur mendocino. Días atrás, el Concejo Deliberante declaró de Interés Cultural Departamental la Orquesta Sinfónica Juvenil “Amadeus” que depende de la Asociación Civil “Puedes Creer”.

¿Cuándo sintió que la música iba a formar parte de su vida?

A los doce años cuando por sugerencia de mis padres y la insistencia de mi abuelo materno, Aldo Pedro Regazzoni empecé a estudiar la música.

¿Cuál es su instrumento?

Euphonio Barítono (Bombardino)

¿Tiene antecedentes en otras iniciativas orquestales?

Desde los 13 años como músico de la orquesta de la Iglesia Asamblea Cristiana; y hacen ya varios años que formo parte del selecto equipo de profesores de la Sinfónica Infanto Juvenil de General Alvear "Alas del Viento", como profesor de instrumentos de bronce y dos años en el equipo de codirectores juntamente con el Profesor Denis Alanís y la profesora Bárbara Barón, y su directora y fundadora, la maestra Emilce Jacobchuk.

¿Cómo surgió la idea de la Orquesta Sinfónica Juvenil?

En el año 1991 quedé a cargo de un coro polifónico por primera vez y desde entonces fue un sueño poder crear algo así en mi ciudad. Esperé muchos años, la decisión la tomé arriba de un micro de regreso de un seminario orquestal en Córdoba, donde tuvimos una semana de capacitación junto a grandes maestros argentinos y venezolanos.

¿Cómo está conformada?

“Amadeus” está conformada por un grupo muy variado de distintas edades, hay desde niños de 10 años, hasta jóvenes de 19. Por ahora solo contamos con Violines, Violonchelos, Flautas, Clarinetes, Trombón a Varas, Trompetas, Cornos y Percusión. Aún faltan muchos instrumentos pero ya tiene el timbre de una formación sinfónica.

¿Sobre qué repertorio trabajan?

Variado, Popular, Folclore y Clásicos sobre todo.

¿Cómo se convocaron los músicos?

Invitación personalizada a algunos estudiantes de la academia Aldo Regazzoni y algunos colegios donde dicto clases, y otros se fueron invitando entre ellos contagiándose el entusiasmo.

¿Cómo trabajan?

Tenemos un día para ensayo general y luego cada alumno tiene su clase personalizada con su profesor en distintos días y horarios acordados.

¿Cómo son los chicos?

Muy audaces e inquietos; son una esponjita que absorben todos los conocimientos y tienen un gran potencial. Disfrutan mucho lo que hacen y realmente es un deleite poder trabajar junto a ellos.

¿Qué proyectos tienen para este año?

Muchos, pero sobre todo poder lograr el apoyo económico que un proyecto de estas características requiere para funcionar correctamente.

¿Cómo se siente con el reconocimiento del Concejo?

Es un reconocimiento inesperado que honra el esfuerzo, la dedicación y el trabajo en equipo. Es un incentivo para seguir formando músicos y personas de bien, basados en valores y redobla nuestro compromiso con lo social y cultural en nuestro querido departamento.

Ping Pong con Darío Menacho Regazzoni

Un lugar: La finca de mis abuelos.

Un maestro: Mi padre, que me enseñó las primeras notas.

Un sonido: La ternura de la voz de un niño al cantar.

Un instrumento: El piano

Una palabra: Paz.

Un tema musical: Aleluya de Haendel

Una frase: Lo que se siembra se cosecha.

La Orquesta: Máxima expresión de belleza del ser humano.

La música: Una maravilla de Dios.

Un deseo: Ser feliz.